RINCONES PARA SOÑAR

El Hotel Lanjarón ** te ofrece un lugar para desconectar, un rincón donde la Naturaleza te rodeará y te sentirás como en casa.

En pleno Parque Nacional y Natural de Sierra Nevada encontrarás el sitio perfecto para sentir esos momentos de relax que toda persona necesita en algún momento de su vida: podrás pasear por las acequias y sentir el murmullo del agua, podrás subir al Tajo de la Cruz, dónde tiempos ancestrales se reunían las brujas de la comarca, ahora presidido por la Ermita de la Cruz, podrás visitar la Era de San Isidro, dónde cada año la noche del 18 de agosto se recuerda a Federico García Lorca, podrás caminar por el sendero del Parque del Salao hasta llegar al Castillo Árabe desde dónde podrás divisar la nieve y la playa al mismo tiempo, …

Después de todas estas sensaciones podrás descansar en tu casa en la Alpujarra…Hotel Lanjarón**.

MIRADOR DEL VISILLO

Sorpresas que nos regala la Naturaleza cuando vives en un lugar privilegiado como Lanjarón.

Paseando por la carretera Lanjarón-Órgiva, pasado el Bar El Buñuelo, llegamos al Mirador del Visillo, allí podremos admirar una panorámica preciosa del pueblo de Lanjarón y si la Madre Naturaleza quiere, las cabras monteses paseando,  al fondo, donde la Tierra se une con el Cielo, el Pico o Cerro del Caballo con sus tres mil metros nos vigila y hace que sintamos la majestuosidad de la montaña en pleno Parque Nacional de Sierra Nevada.

Descubre el Hotel Lanjarón … tu casa en la Alpujarra

El Cerro del Caballo desde la Laguna de Nájera. Foto de Franeto Mountain‎

ANDANDO POR LA ACEQUIA DE LA CECARTA

 

Nuestro caminar en Lanjarón podría ser por la Acequia de la Cecarta, un sendero de dificultad media, de sonidos, olores y paisajes maravillosos. Comienza la ruta por el carril del forestal que está junto al Restaurante “El Frenazo”. Se asciende siempre en dirección a Tello, hasta llegar al cruce del “Almendral”, pista que tomamos y seguimos sin desviarnos hasta que esta termina. Seguimos por un camino de herradura. A nuestro paso encontramos la acequia de la Cecarta, la cual seguimos a la derecha contra corriente. Tras llanear un rato, encontramos una pista que cruza la acequia. La atravesamos para seguir el cauce hasta encontrar un aljibe con una fuente. Bajamos un poco y cogemos la pista a nuestra derecha que nos lleva a la Huerta de las Monjas. Descendiendo por ella, llegamos en 30 minutos al pueblo.

Longitud: 6 Km

Duración: 2 horas

Dificultad: Media

PASEO DEL CASTILLO ÁRABE DE LANJARÓN

 

El caminante que se sumerja bajo las sombras refrescantes de los eucaliptos del Parque del Salao, rumbo al castillo árabe, descenderá por un sendero habilitado a través del barranco. Paseando desde el dique por la pendiente vereda, sujetada con travesaños reciclados del entorno, llegará a uno de los parajes paradisíacos de Lanjarón, enclavado en el extremo suroeste del Parque Natural de Sierra Nevada, donde encontrará algunas especies protegidas de flora y fauna, como el taray, el sauce negro, la mirla o el turón.

Tras atravesar el artesanal puente de madera sobre el arroyo Salao, podrá otear al fondo los restos de un castillo del siglo XIV, desde cuya torre, en 1.490, –cuentan las crónicas-, antes que rendir la plaza a los cristianos, comandados por el propio rey Fernando el Católico, se arrojó el caudillo del fortín, el Capitán Negro.

A lo largo del trayecto surgen aguas ferruginosas que tiñen de ocre el paisaje. A veces, cuando rebosa la acequia, constituye un placer visual y auditivo contemplar hacia el margen derecho una cascada que cae desde las rocas abruptamente sesgadas por la naturaleza. Si prosigue el sendero accederá al montículo (ya poblado en la Edad del Bronce y, posteriormente, por los romanos) donde se ubica el castillo y visitarlo y mirar hacia la junta de los ríos, el tajo Colorao, el cerro del Caballo, la colina de la Bordaila o esa franja blanca entre dos verdes, el pueblo de Lanjarón.

Hotel Lanjarón … tu casa en la Alpujarra